EL MERCURIO Reportaje "Adicci贸n a Internet"

EL MERCURIO Reportaje "Adicci贸n a Internet"

聽Cuando el uso de internet se convierte en un trastorno.

Entre los s铆ntomas que presentan quienes no logran desconectarse est谩n problemas de sue帽o, irritabilidad y reacciones desproporcionadas frente a la ausencia de conexi贸n. Macarena Rojas "Me distraigo y salgo de la realidad, es mi v铆a de escape.

Adem谩s, me entretengo y estoy al tanto de todo lo que est谩 pasando", dice Hortensia Bezanilla, de 26 a帽os, quien prefiere usar ese seud贸nimo para relatar su peculiar relaci贸n con internet.

Confiesa que est谩 todo el d铆a conectada, por trabajo dice, aunque al llegar a su casa lo primero que hace es prender el computador.

Seg煤n datos de la Organizaci贸n para la Cooperaci贸n y el Desarrollo Econ贸mico (OCDE), Chile es el s茅ptimo pa铆s a nivel mundial en uso de internet. Y el 煤ltimo estudio Wave de la consultora UM, realizado en 62 pa铆ses, revela que los chilenos pasan en promedio 11 horas semanales en internet. Esto significa poco menos de dos horas al d铆a. Entre los j贸venes de entre 16 y 24 a帽os la conexi贸n semanal aumenta a 12.

Sin embargo, hay muchos que pasan casi todo el d铆a conectados, como es el caso de Hortensia, perdiendo el control de su uso.

"No solo se pasan muchas horas conectados, sino que la mayor铆a o todas las actividades de su vida giran en torno a la red", explica Vanessa Cantillano, psiquiatra de la Cl铆nica Alemana.

Una necesidad
"Es s煤per dif铆cil dejarlo, hubo un tiempo en que pon铆a el celular en silencio toda la noche, pero a veces me despertaba a las tres de la ma帽ana para ver si me hab铆a llegado alg煤n mail o comentario en Facebook", comenta Hortensia.

El psiquiatra Jaime Santander, de la Universidad Cat贸lica, admite que no existe consenso de que internet sea una adicci贸n. "Sin embargo, toda actividad que vaya en desmedro de la vida de las personas, ya sea afectando sus relaciones sociales, estabilidad acad茅mica o laboral y la salud f铆sica, debe ser tratada como una conducta de abuso".

Aunque muchos usuarios reconocen que pasan demasiadas horas conectados y desean disminuir el tiempo frente a las pantallas, no admiten un problema. "Con los tel茅fonos inteligentes uno pasa todo el d铆a mirando el celular. M谩s que una adicci贸n, es una necesidad", se帽ala Paulo Mu帽oz, 29 a帽os, dise帽ador gr谩fico. Agrega que por trabajo debe pasar gran parte de su tiempo navegando, pero tambi茅n reconoce que desconectarse de las redes sociales es m谩s dif铆cil.

En estas conductas es importante diferenciar la necesidad del exceso. "Las personas son incapaces de poner l铆mites. Hay gente que se angustia pensando en la pr贸xima vez que se va a conectar o se irrita y tiene reacciones desproporcionadas si no puede acceder a la red", dice. Se trata, explica, de pacientes extremos y que, por lo general, tienen otras patolog铆as como depresi贸n o problemas sociales.

Seg煤n Sandra Troncoso, directora del Centro Psiquis, que se dedica a la rehabilitaci贸n psicol贸gica de distintos tipos de abusos, la adicci贸n a internet acapar贸 el 14% de las consultas de 2012, y que el trastorno ha ido en aumento de forma sistem谩tica en los tres 煤ltimos a帽os.

"Detectamos que muchos motivos de consulta eran la preocupaci贸n de algunos padres por la desconexi贸n con la familia que presentaban sus hijos adolescentes", explica Troncoso, y agrega que, a diferencia de otras adicciones, como el alcohol o las drogas, no hay una neurosensibilizaci贸n, pero comparte con ellas los principales criterios de diagn贸stico: tolerancia, s铆ndrome de abstinencia y b煤squeda indiscriminada del est铆mulo.

Algo con lo que concuerda el doctor Alejandro Maturana, psiquiatra de la Universidad de Chile y la Cl铆nica Las Condes: "No se trata de una sustancia que influya qu铆micamente en el organismo, pero tiene un contexto familiar y social que se ve alterado y que causa estragos en la persona".

驴Adicci贸n o desorden mental?La Organizaci贸n Mundial de la Salud (OMS) catalog贸 el abuso de internet como "una adicci贸n sin sustancia". Aunque la 煤ltima versi贸n del Manual de Diagn贸stico y Estad铆stica de los trastornos Mentales, el DMS V, que utilizan los psiquiatras para el diagn贸stico de trastornos y que se publica en pocos d铆as m谩s, incluye el uso excesivo de internet, aunque no lo define como una adicci贸n sino como un "desorden".