SEPARACIÓN APOYO PSICOLÓGICO

Cuando una pareja se separa ambos de una u otra forma quedan afectados emocionalmente,  el ser humano cuando pasa por crisis y no cuenta con los recursos para superarlas podría sacar a flote  lo más complejo de su personalidad, teniendo conductas agresivas, violentas, caer en estados de ánimo bajo, depresión, angustia, lo que podría afectarlo en diversas áreas de su vida como el trabajo, los estudios y en sus otros roles especialmente el de padres.

Es necesario contar con apoyo con redes, la familia los amigos y los psicólogos o terapeutas son fundamentales en esta etapa.

La dinámicas que se dan en las familias cuando hay una separación son variadas, generalmente se tiende a apoyar con actitudes y argumentos al propio hijo.


Las relaciones en las  familias de padres separados depende mucho de la relación que existía con las familias anteriormente, si se visitaban, si se apoyaban,  por el contrario, si no había buena comunicación ni apoyo, si se boicoteaban, si había conflictos no resueltos como el rechazo, si hay rencores no superados, todo esto condiciona la futura relación.

 

APOYO PSICOLÓGICO PARA LOS HIJOS


Para que el ser humano sea estable emocionalmente, es necesario que tenga estructura y organización en la infancia.
Cuando los padres se separan de una u otra forma el mundo de los niños se desestructura se desorganiza.

Por lo tanto hay que evitar en la medida de lo posible:

1. Cambiar sus rutinas (cambios de casa)
2. Cambiar sus relaciones (cambios de colegios)

Sugerencias: 

1. Privilegiar el bienestar de los niños y sus derechos.
2. Dejar de lado el egoísmo de los adultos y pensar en lo que es conveniente para los niños.
3. Mantener e incentivar el contacto con la familia de ambos padres abuelos, tíos y primos.
4. Evitar que los niños elijan entre dos lealtades.
5. Regular las visitas desde un principio.
6. Y regular el aspecto económico intentando mantener el nivel económico del o los hijos.


Sin embargo si hay razones justificadas para distanciar a los hijos de la familia de uno de los padres por  factores de riesgo como:

1.  Modelos dañinos y malos ejemplos
2.  Maltrato físico o psicológico

Hay que tomar los resguardos correspondientes en las instancias adecuadas.


Cuando las personas se separan y hay hijos en común la relación de pareja se termina pero la relación parental no, hay que proteger a los hijos, actuar como un bloque ante ellos criándolos de común acuerdo en todos los sentidos.

La relación de pareja se puede terminar, la relación de padres no, una buena comunicación, con respeto es lo esencial para cumplir el rol y proteger a los hijos.